Según el Real Decreto 1620/2011, que regula la relación laboral de carácter especial del servicio del hogar familiar en España, las empleadas de hogar no están sujetas a retención de IRPF en el mismo sentido que otros trabajadores.

La normativa establece que los empleadores de trabajadores del hogar no están obligados a practicar retención de IRPF sobre los salarios de sus empleados. Esto se debe a que las empleadas de hogar están sujetas a un régimen especial dentro de la Seguridad Social y tienen un tratamiento fiscal diferente.

No obstante, esto no significa que las empleadas de hogar no tengan que cumplir con sus obligaciones fiscales. Aunque no se practique retención de IRPF en el salario mensual, estas trabajadoras están obligadas a declarar sus ingresos anuales en su declaración de la renta y a pagar los impuestos correspondientes, si procede, de acuerdo a la normativa vigente de la Agencia Tributaria.

En resumen, según el Real Decreto 1620/2011, los empleadores no tienen la obligación de retener IRPF a las empleadas del hogar, pero estas deben cumplir con sus obligaciones fiscales de forma anual.

En base a esto se debe estudiar la casuística de cada empleada de hogar:

  1. Rendimientos del trabajo:
    • Si los rendimientos del trabajo (salarios) provienen de un único pagador, el límite es de 22.000 euros anuales.
    • Si los rendimientos del trabajo provienen de más de un pagador, el límite es de 15.000 euros anuales siempre que la suma de las cantidades percibidas del segundo y restantes pagadores superen en conjunto los 1.500 euros anuales.
  2. Otros rendimientos y condiciones:
    • Si el pagador de los rendimientos del trabajo no está obligado a retener, el límite es de 15.000 euros anuales.
    • También se aplica el límite de 15.000 euros anuales si se perciben pensiones compensatorias del cónyuge o anualidades por alimentos no exentas.

Por lo tanto, una empleada de hogar que no está sujeta a retención por parte de su empleador está obligada a presentar la declaración de la renta si sus ingresos anuales superan los 15.000 euros, independientemente del número de pagadores.

En resumen, para el año 2023, las empleadas de hogar no sujetas a retención deben presentar la declaración de la renta si sus ingresos anuales superan los 15.000 euros.

Recordatorio sobre declaraciones de renta de empleadas de hogar
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad